lunes, 29 de marzo de 2010

Ya no se respeta nada...



















Por que una imagen vale más que mil palabras....

domingo, 28 de marzo de 2010

La luz que no miraba



Mire a mi al rededor y todo estaba oscuro. Corría y corría buscando un ápice de luz sin saber donde estaba. Todo se movía sin saber porque, el suelo parecía no parar y yo no podía sujetarme. Una de las sacudidas me tiró al suelo y ya no quise levantarme, no quise luchar.

Durante mucho tiempo solo lloraba sin poder moverme. El miedo no me dejaba. Me tumbé en el suelo y durante años, me quedé ahí mirando a esa extraña oscuridad.

Algunos días miraba al vacío y creía que le encontraba. Me frotaba los ojos y ya no estaba. Perdí la ilusión y las ganas.

Una mañana, sin saber porqué abrí los ojos y le ví. No me lo creia. Era la luz que estaba buscando. Me levante sin saber cómo y corrí hacia ella. Quise alcanzarle. Ella me miraba, me hablaba, me sonreía.

La ilusión volvió a aparecer. Las ganas de levantarse hicieron que todo recobrara sentido. Ya no estaba allí, ¡¡volvía a ver!!

De repente me paré. Le observé sin saber que pasaba. Un sentimiento extraño recorrió mi cuerpo. Ella me toco, yo le abracé y mientras me hablaba me desperté.

Todo había sido un sueño, la luz no estaba, la ilusión se fue apagando, y tú ya no me mirabas.

- Maldita idiota, nunca lo alanzarás -me dije.- Los sueños siempre serán eso, sueños, este sólo era uno más. Uno de esos, que no pasan.

viernes, 26 de marzo de 2010

jueves, 25 de marzo de 2010

Un poco de cultura...






hipocresía.

(Del gr. ὑποκρισία).

1. f. Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.



Sí, aquello que hago cada vez que os veo, os escucho, me hablais y yo sonrío.

¡¡Qué ganas de largarse!!

Se equivocaba...

Se equivocó la paloma,
se equivocaba;
por ir al norte fue al sur
creyó que el trigo era agua,
se equivocaba.

Creyó que el mar era el cielo
que la noche la mañana;
se equivocaba, se equivocaba.

Que las estrellas eran rocío
que la calor, la nevada;
se equivocaba, se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa
que tu corazón su casa;
se equivocaba, se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla
tu en la cumbre de una rama.
Se equivocaba, se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa
que tu corazón su casa;
se equivocaba, se equivocaba.
Se equivocaba, se equivocaba.

Rafael Alberti

martes, 23 de marzo de 2010

Ya me tiene.

Me encuentra mientras paseo feliz por la calle y me da la mano.

Le miro, su cara me suena pero no le reconozco.

Se que me habla, pero no le entiendo.

Le pregunto quién es y ella sólo me sonrie.

Sigue hablandome, pero no le entiendo.

De repente se lo que me está diciendo y me doy cuenta, es tarde: ya me ha engañado, ya soy suya, ahora no se cómo escapar.

Por mucho que me sonría, yo ya no lo hago; por mucho que me mire, yo ya no veo; por mucho que me hable yo ya no escucho.

Ya es feliz, ya me tiene, ya no puedo huir.

domingo, 21 de marzo de 2010

Te creo, pero no es cierto

Y me haces creer que soy idiota, pero no lo soy.

Y te hago creer que soy idiota, pero no lo soy.

Me mientes y parece que no me entero,

me dices lo que no quiero,

te digo lo que yo siento.

Y me miras y te digo que no es cierto,

Pero tu no me crees, yo no te creo.

Y me miras y me dices que no es cierto.

Pero yo no te creo, pero yo no te siento.

Y te pienso cuando creo que no estás,

Cuando creo que no miras,

Cuando creo que no piensas.

Pero te miento y me mientes y no te creo.

Pero me mientes y te miento y no me creo.

Y aun así, sin saber porqué, aún te quiero.


sábado, 20 de marzo de 2010

Entre idas y venidas


Entre idas y venidas hay muchas cosas que contar. Descubres que el tiempo no significa lo que pensabas, que una palabra alegra más de lo que se ve, que la distancia a veces es eterna y que un simple sonido, uno que no entiendes, se puede echar de menos.

No se si todo eso se puede contar, tampoco prometo hacerlo, pero por lo menos vamos a intentarlo...